Volver a artículos
Ver referencias

Fecha de recepción: 2 noviembre 2010
Fecha de aceptación: 4 enero 2011
Fecha de publicación: 15 marzo 2011
URL:http://oceanide.netne.net/articulos/art3-3.php
Oceánide número 3, ISSN 1989-6328



El Purgatorio de San Patricio (Sir Owain), de Henry of Saltrey: Apuntes generales.

José Antonio Alonso Navarro
(EADE-Universidad de Gales)

RESUMEN:

En este artículo me propongo ofrecer algunos apuntes generales sobre la obra del monje cisterciense inglés de Huntingdonshire Henry of Sawtry (Saltrey) Tractatus de Purgatorio Sancti Patricii o El Tratado de Purgatorio de San Patricio (o Sir Owain/Owein) en sus versiones en latín e inglés medio (o “Middle English”) respectivamente.

Palabras clave: Purgatorio, San Patricio, Leyenda, Tractatus, County Donegal.


ABSTRACT:

In this article I intend to come up with some general notes about the Tractatus de Purgatorio Sancti Patricii by the English Cistercian monk from Huntingdonshire Henry of Sawtry (Saltrey) in its two versions in Latin and Middle English, respectively.

Keywords: Purgatory, St. Patrick, Legend, Tractatus, County Donegal.


La versión en inglés medio (s. XIV) de El Purgatorio de San Patricio (o Sir Owain) está basada en el tractatus latino (s. XII) del monje cisterciense inglés de Huntingdonshire Henry de Sawtry (Saltrey). El Tractatus de Purgatorio Sancti Patricii latino fue escrito hacia 1180-84. El relato cuenta el viaje en vida al purgatorio, infierno, paraíso terrenal y cielo (parcialmente) de un caballero irlandés llamado Owain/Owein (una versión del nombre irlandés Eoghan: John). El caballero se adentra en la cueva que conduce al Purgatorio de San Patricio (según se cree en la actualidad, éste está ubicado en Lough Derg, County Donegal, en la Isla de la Estación, cerca de la Isla de los Santos, en Irlanda del Norte: Ulster) con el fin de purificar sus muchos pecados cometidos tras una vida llena de pillajes, robos y asesinatos.
Henry de Sawtry (Saltrey) fecha el viaje de Owain al Purgatorio de San Patricio durante el reinado del rey Stephen de Inglaterra entre 1135 y 1154. El autor apunta que su fuente fue Gilbert, un monje de Lincoln que visitó Irlanda en 1148 con el fin de fundar un monasterio en Baltinglass por orden del obispo Gervase, a quien el rey Stephen había cedido algunos terrenos para tal fin. Como Gilbert no hablaba irlandés el caballero Owain actuó de intérprete durante su estancia de dos años en Irlanda.

El Tractatus latino está dedicado al abad Hugh de Sartris (probablemente Henry de Wardon). La parte introductoria se compone de seis partes en la que se ofrece material teológico sobre el otro mundo, se informa sobre el escepticismo de los irlandeses ante las enseñanzas de San Patricio, se da algunos ejemplos sobre el carácter salvaje de los paganos irlandeses, se cuenta la manera en que Cristo reveló el Purgatorio de San Patricio al santo, se cuenta la historia del anterior prior en el Purgatorio y finalmente, se expone los rituales practicados por los peregrinos antes de entrar al Purgatorio.

En la actualidad, se siguen llevando a cabo peregrinaciones al Purgatorio de San Patricio en County Donegal, en Lough Derg, en la Isla de la Estación (Irlanda del Norte). La entrada a la cueva de la Isla de la Estación que, según la leyenda, conduce al Purgatorio permanece cerrada desde el siglo XVI.

Encima de la cueva hay un montículo encima del cual se ha erigido un campanario. Junto al campanario hay una iglesia o basílica donde se llevan a cabo los ritos religiosos que sustituyen al “viaje al más allá” a través de la cueva. Estos ritos constan de oraciones, vigilias, y ayunos durante tres días. La peregrinación al Purgatorio de San Patricio tiene lugar a principios de Junio y finaliza el 15 de Agosto, día de la Asunción de la Virgen María. Tras la experiencia de tres días, los peregrinos salen renovados espiritualmente y fortalecidos en su fe.

El relato del caballero Owain comienza cuando el caballero toma conciencia de los pecados cometidos durante su vida de soldado y decide purgarlos después de la confesión. Tras entrar a la cueva se encuentra un gran recinto que se asemeja a un claustro. Allí le reciben quince monjes vestidos de blanco. El prior le dice que si desea llevar a cabo con éxito su viaje sin sufrir prejuicio o daño alguno, debe invocar el nombre de Jesucristo cuando se halle en peligro.

Cuando los monjes se marchan una multitud de demonios se agolpa ante él y se le echa encima entre espantosos gritos y rugidos. Los demonios arrojan a Owain al fuego, pero sale ileso del mismo cuando invoca el nombre de Cristo. Owain viaje por una serie de llanuras en la que es testigo de los castigos y penitencias impuestos a las almas que están en el purgatorio a manos de los demonios. Cada vez que los demonios quieren infligir a Owain algún tipo de castigo, éste se libra al mencionar el nombre de Cristo. Al final, llega a un enorme río ígneo que emite un fuerte olor y está lleno de demonios. Los demonios le confiesan que debajo del río está emplazada la entrada al infierno. Para escapar del río Owain tiene que cruzar un puente muy estrecho y ante la imposibilidad de hacerlo por sí mismo pide ayuda profiriendo el nombre de Jesús. El puente se hace más ancho y logra cruzar el río a través de él. El relato del purgatorio está seguido de una homilía en la que se compara el rigor de los castigos en el purgatorio con el sufrimiento del mundo y se exhorta al lector a rezar por el alma de los difuntos. Al otro lado del puente se halla el Paraíso Terrenal. Dos arzobispos saludan a Owain y le conducen por un valle cubierto de flores, cánticos melodiosos, y dulces aromas.

Los arzobispos confiesan a Owain que se encuentra en un lugar destinado a las almas que han sido purificadas antes de ir al cielo. Los arzobispos conducen a Owain a la cima de una montaña muy elevada para que contemple las puertas del cielo y sea testigo del maná celestial que reciben los habitantes del paraíso terrenal y del cielo. En esta fase de la historia puede leerse una segunda homilía que pide al lector a que recuerde siempre la dicha que experimentan los santos y justos y el dolor y sufrimiento que padecen los pecadores. Finalmente, Owain debe regresar al mundo por donde vino y vivir su vida de manera honesta y virtuosa. En esta ocasión los demonios huyen de él.

Henry of Sawtry (Saltrey) termina la historia revelando que Owain le contó la historia de su experiencia a Gilbert y que Gilbert se la contó a él. Gilbert ofrece también el testimonio de un monje que fue acosado por los demonios una noche como prueba de la veracidad de la historia de Owain. Henry incluye información adicional al respecto tras reunirse con dos abades irlandeses a quienes solicita que le hablen del purgatorio y del obispo Florentiniano, que conoce la historia de un ermitaño que vive cerca de Lough Derg al que suelen visitar los demonios con frecuencia.

El Tractatus se conserva en 30 versiones en casi todos los idiomas europeos. En la actualidad, se disponen de 150 manuscritos del texto latino. Uno de las versiones más populares es la versión anglo-normanda de La Leyenda del Purgatorio de San Patricio por Marie de France. Una versión versificada en inglés medio se conserva en el manuscrito Auchinleck (Biblioteca Nacional de Escocia: Advocates´ MS 19.2.1 (Auchinleck), fols. 25r-31v. [c. 1330-40]: la versión que vamos a utilizar aquí).

La versión en inglés medio (s. XIV) no se presenta en forma de Tractatus, sino en forma poética haciendo uso de la métrica característica de los romances anglo-normandos, sin embargo, se mantiene claramente el ideal o los ideales de los romances a través de los mensajes moralizadores, didácticos, dogmáticos e instructivos contenidos en el texto.

El Purgatorio de San Patricio (Sir Owain) se asienta en una antigua leyenda irlandesa ligada a la misión de San Patricio (c. 389-c. 461) de convertir a los paganos irlandeses al cristianismo. La leyenda revela que los paganos irlandeses jamás aceptarían las enseñanzas y doctrinas de San Patricio a menos que éste entrase en el “otro mundo” o en el “más allá” y regresara a este mundo de nuevo. La leyenda también cuenta que de manera providencial Dios se le apareció en una visión o sueño a San Patricio en una isla de Lough Derg (o bien la Isla de la Estación o bien la Isla de los Santos) y le guió a un desierto para mostrarle una especie de cueva o foso y para confesarle que se trataba de la misma entrada al Purgatorio y que quien permaneciera en él un día y una noche estaría limpio de todos sus pecados. Y como prueba de esta visión, Dios le dio un libro y un báculo. La leyenda dice que el libro que le dio Dios a San Patricio es el Libro de Armagh (s. IX) que se conserva en el Trinity College Dublin, pero esto no es posible históricamente puesto que el Libro de Armagh corresponde al siglo IX y la leyenda es del siglo V. En cuanto al báculo, se cree que puede tratarse de un símbolo de autoridad episcopal otorgado a San Patricio o, según Giraldus Cambrensis (c. 1147-1216/20), un instrumento mágico que permitió a San Patricio expulsar de Irlanda a todas las serpientes.

Otra versión para los orígenes de la entrada al Purgatorio apunta a que San Patricio hizo un círculo en el suelo y después arrojó su báculo en el centro provocando la apertura de una sima profunda. Y una tercera versión revela que San Patricio halló en su camino una cueva y experimentó una visión del “otro mundo” dentro de ella. La primera versión era la que más raigambre tenía entre los hombres y mujeres de la Edad Media. Sea como fuere, en todas las versiones, San Patricio (siglo V) ordena que se construya una iglesia o basílica en el lugar donde está emplazada la entrada al Purgatorio y concede su custodia a los canónigos regulares agustinos. Aquí nos enfrentamos a otro anacronismo puesto que esta orden surge en el siglo XII.

El lugar exacto para la entrada al Purgatorio de San Patricio no está claro. Existen dos islas en Lough Derg: la Isla de la Estación y la Isla de los Santos. La leyenda afirma que su ubicación podría haber sido la Isla de los Santos y así parecía creerse en la Edad Media (al contrario que en la actualidad que se cree se encuentra en la Isla de la Estación). San Malaquías, arzobispo de Armagh, mandó edificar en torno al 1130 un edificio o dependencia de la Abadía de San Pedro y de San Pablo en la Isla de los Santos bajo la autoridad de los canónigos regulares agustinos.

Finalmente, los canónigos regulares agustinos asumen el control de ambas islas hasta 1632, fecha en la que pasa a manos de los franciscanos. Con la llegada de los agustinos en torno a 1130, el Purgatorio de San Patricio se convierte en un centro importante de peregrinación y penitencia. A la Isla de los Santos en Lough Derg acuden miles de peregrinos a partir de 1152 hasta que el Papa Alejandro VI ordena que se frenen las peregrinaciones en 1497. No obstante, la creencia en el Purgatorio de San Patricio es tan fuerte que las peregrinaciones se reanudan en el siglo XVI. A partir de este siglo hasta el día de hoy los peregrinos creen que el Purgatorio de San Patricio se halla en la Isla de la Estación y hasta allí han acudido y siguen acudiendo en masa, quizá porque en ese lugar siempre ha habido una cueva tal como revela la leyenda.

La visita de Owain al purgatorio tuvo lugar entre 1146 y 1154. Según Roger de Wendover en 1154, según Matthew Paris en 1153, y según Robert Easting entre 1146-47. El Tractatus latino toma elementos de Hugh de San Victor (c.1078-1141) que incluye en su prefacio y en muchos de los castigos descritos y del Apocalipsis de San Pablo (siglo IV), especialmente aquellos ligados a la imagen del puente situado encima del río del infierno. El Tractatus se erige como una fuente de información importante en torno al purgatorio y su naturaleza. Según la obra, el purgatorio es un lugar físico y está destinado a los que tienen la posibilidad de salvarse e ir al cielo a condición de que purguen antes sus pecados a través de penas y castigos impuestos. También revela que las almas en pena no saben cuánto tiempo han de permanecer allí ni tampoco si podrán salvarse al final de su estancia en dicho lugar, al contrario que otras obras como El Espíritu de Guy (De Spiritu Guidonis) (siglo XIV, del fraile dominico francés Jean Gobi), cuyo personaje principal (Guy/Guido) sabe con toda certeza que su estancia en el purgatorio terminará en Pascua.

La obra en latín se conserva total o parcialmente en unos 150 manuscritos, incluyendo las Crónicas de Roger de Wendover, el Speculum historiale de Vincent de Beauvais, en la Patrologia Latina, y en unas 300 traducciones y adaptaciones/versiones en casi todas las lenguas vernáculas europeas, incluyendo la versión de Ramón de Perellós (s. XIII), la de Marie de France (s. XII) (Espurgatoire S. Patriz), o una versión siciliana que añade al rey Arturo como personaje y transforma la montaña que se describe en el Tractatus latino en el Monte Etna. También se hace referencia a San Patricio y a su viaje a las puertas del infierno en la Legenda Aurea. En inglés medio se conservan cuatro versiones: la versión poética que vamos a utilizar para nuestro análisis que se conserva en el manuscrito Auchinleck (Biblioteca Nacional de Escocia: Advocates´ MS 19.2.1 (Auchinleck), fols. 25r-31v. [c. 1330-40]), una segunda versión en pareados en dos manuscritos del siglo XV, una tercera versión (la más antigua) recogida en diez manuscritos del South English Legendary y un fragmento transcrito por Thomas Hearne del MS Harley 4012, basado en una versión del South English Legendary.

Aunque no relacionadas con el caballero Owain directamente, hemos encontrado dos obras que sí lo están con el Purgatorio de San Patricio: el viaje de un tal Nicolás en la Legenda Aurea y La Visión de William Staunton (1409) que se conserva en dos manuscritos del siglo XV. La versión en inglés medio es más conocida como Sir Owain /Owayne Miles que como El Purgatorio de San Patricio.

La versión poética en inglés medio no se deriva directamente de la versión latina sino de una versión anglo-normanda (Es probable que su autor/traductor haya utilizado la versión de Roger de Wendover). No obstante, su estructura no dista mucho de la versión latina, especialmente en lo que se refiere a la geografía del purgatorio. En la versión en inglés medio el caballero irlandés Sir Owain se convierte en un inglés de Northumbria con el mismo nombre que ha estado al servicio del rey Stephen (reinó entre 1135-54). Y como en la versión latina del Tractatus, Owain desea hacer penitencia debido a los pecados cometidos a lo largo de su vida. Para ello pide permiso al obispo y al prior que custodia la entrada al purgatorio y dedica quince días de oraciones y ayunos antes de comenzar su viaje.

Al cabo de estos quince días el prior le conduce por una puerta hasta una antesala o vestíbulo sin muros donde ha de encontrarse con trece (en la versión latina del Tractatus con quince) hombres vestidos de blanco (símbolo de pureza) que habrán de darle algunas instrucciones antes de iniciar su periplo al “más allá”. Los hombres de blanco le confiesan que se halla en grave peligro, que debe resistir las tentaciones de los demonios, y que sólo ha de regresar al mundo de los vivos después de haber finalizado con éxito su viaje. También le dicen que si se halla en peligro, podrá pronunciar el nombre de Dios con el fin de salir indemne del mismo. Cuando los hombres vestidos de blanco acaban de darle las instrucciones, un grupo de espantosos demonios se agolpan ante él para conminarle que regrese al mundo de la superficie. Owain se niega a hacer lo que le piden los demonios y decide continuar su viaje. Durante el mismo es tentado varias veces por los demonios pero tras proferir el nombre de Dios sale ileso de cada castigo. Durante su viaje contempla el castigo de las almas del purgatorio según los pecados que cometieron en vida hasta que llega al paraíso terrenal. Allí recibe una túnica dorada y se le cura de todas las heridas ocasionadas durante su viaje. Después de todas las penas que ha sufrido en la primera etapa de su periplo le llega el consuelo y la visión gozosa de todas las delicias que se hallan en el paraíso, en el Jardín del Edén, con sus flores, gemas, coros y cánticos, y quienes se han salvado y están en espera de ir al cielo.

La versión poética inglesa del manuscrito Auchinleck fue escrita entre 1330 y 1340 para un público laico. El dialecto en que fue escrita corresponde al de “East Midlands”. El Purgatorio de San Patricio (Sir Owain) comparte espacio en el manuscrito Auchinleck con otras obras de carácter religioso: The Life of St. Catherine y The Disputation between the Body and the Soul y romances como Guy of Warwick, Floris and Blauncheflur, Bevis of Hamtoun, Amis and Amiloun, y Sir Orfeo.

Esta visión, como todas las visiones del cielo, infierno y purgatorio medievales, tiene un final feliz, aunque, igualmente como todas ellas, posee un fuerte carácter moralizador, didáctico y admonitorio. La estructura del poema es la siguiente: las estrofas constan de seis versos con dos tetrámetros, un trímetro, dos tetrámetros y un trímetro con rima AABCCB. Este tipo de métrica es la característica de los romances.


Fragmento en inglés medio (“Middle English”) correspondiente a El Purgatorio de San Patricio (Sir Owain).

Traducción: José Antonio Alonso Navarro

On sum sete todes blake,
Euetes, neddren, and the snake,
That frete hem bac and side.
This is the pain of glotoni:
For Godes love, bewar therbi!
It rinneth al to wide.

Traducción: Algunos tenían en sus cuerpos sapos negros, tritones, culebras y serpientes que les picaban en la espalda. Este es el castigo reservado para los que pecan de gula. Por lo tanto, ¡Por el amor de Dios! tened cuidado, pues tal pecado se extiende con gran facilidad.

Yete him thought a pain strong
Of a cold winde blewe hem among,
That com out of the sky;
So bitter and so cold it blewe,
That alle the soules it overthrewe
That lay in Purgatori.

Traducción: Y después a él le pareció que se cernió sobre ellos una gélida y amarga ventisca que provenía del cielo, y con tanta fuerza llegó a soplar que derribó estrepitosamente a todas las almas que se hallaban en el purgatorio.

The fendes lopen on hem thare,
And with her hokes hem al totere,
And loude thai gun to crie.
Who that is licchoure in this liif,
Be it man other be it wiif,
That schal ben his bayli.

Traducción: Los demonios saltaron sobre aquellas almas y con sus ganchos comenzaron a desmembrarlas a todas mientras gritaban con gran espanto. Esta es la morada que se ha dispuesto para quienes pequen de lascivia, ya sean hombres o mujeres.

The fendes seyd to the knight,
"Thou hast ben strong lichoure aplight,
And strong glotoun also:
Into this pain thou schalt be dight,
Bot thou take the way ful right
Ogain ther thou com fro."

Traducción: Los demonios se dirigieron al caballero en estos términos: “No hay cabe duda que vos habéis pecado enormemente de lascivia y de gula, de modo que sufriréis ese mismo castigo a menos que regreséis por donde vinisteis”.

Owain seyd, "Nay, Satan!
Yete forthermar ichil gan,
Thurth grace of God almight."
The fendes wald him have hent:
He cleped to God omnipotent,
And thai lorn al her might.

Traducción: Owain dijo: “No lo haré, Satanás! Proseguiré mi camino con la ayuda de Dios Todopoderoso”. Entonces los demonios lo prendieron, pero al invocar el caballero a Dios Omnipotente, aquellos perdieron todo derecho sobre él.

Thai ladde him forther into a stede
Ther men never gode no dede,
Bot schame and vilanie.
Herkneth now, and ben in pes!
In the ferth feld it wes,
Al ful of turmentrie.

Traducción: Ellos le arrastraron a un lugar donde nunca jamás se había hecho el bien, sino tan solo maldad y vileza. ¡Y ahora escuchad y estad atentos! Pues el cuarto valle estaba lleno de tormentos.

Sum bi the fet wer honging,
With iren hokes al brening,
And sum bi the swere,
And sum bi wombe and sum bi rigge,
Al otherwise than Y can sigge,
In divers manere.

Traducción: Algunos que habían sido calvados a ganchos ardientes colgaban de los pies. Otros habían sido clavados a ellos por el cuello y los demás allá por la barriga y la espalda.

Volver arriba


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

CURTAYNE, Alice. (1962). Lough Derg: St. Patrick's Purgatory. Monaghan, Ireland: R & S Printers.
EASTING, Robert. (1978). "The Date and Dedication of the Tractatus de Purgatorio Sancti Patricii." Speculum 53, 778-83.
HAREN, Michael, and Yolande DE PONTFARCY (1988). The Medieval Pilgrimage to St Patrick's Purgatory: Lough Derg and the European Tradition. Enniskillen: Clogher Historical Society.
MCGUINNESS, Joseph. (2000). St Patrick's Purgatory, Lough Derg. Dublin: Columba Press.


Title: Tractatus de Purgatorio Sancti Patricii (Sir Owain), by Henry of Saltrey: An introduction.

Contacto: meildeja@yahoo.com



Volver arriba



www.000webhost.com