Visitas

Hoy: 35

Totales: 100834



        

   

Volver a artículos
Ver referencias

Fecha de recepción: 2 mayo 2010
Fecha de aceptación: 10 julio 2010
Fecha de publicación: 16 julio 2010
URL:http://oceanide.netne.net/articulos/art2-3.php
Oceánide número 2, ISSN 1989-6328

La imagen del rural en la promoción turística de Galicia.

Dr. Rubén Camilo Lois González
Dra. María José Piñeira Mantiñán
Dr. David Santomil Mosquera
(Universidade de Santiago de Compostela)

RESUMEN:

La imagen del medio rural es el conjunto de cualidades, símbolos y rasgos asociados a ese espacio concreto, y compartidos por la mayoría de sus habitantes. Esta imagen no existe por sí misma sino en la representación conjunta de los individuos. Se materializa a través de la adjetivación (uso de conceptos asociados a un espacio) y la simbolización (selección de elementos como característicos de un espacio). De esta manera, las personas simplifican el mapa mental del espacio rural al recordar la totalidad a través de una parte mínima y simbólica. Para cada uno de nosotros no existe un espacio rural objetivo, sino que poseemos una visión particular en función de nuestras experiencias, de nuestro propio conocimiento y de la información inducida. El resultado es una imagen subjetiva y global, condicionada por los elementos que nos rodean, que incidirá directamente en la conformación de nuestras opiniones y actuaciones. La imagen del espacio rural ha ido cambiando a lo largo de la historia. Sus elementos tangibles (construcciones, vegetación, usos agrarios, etc.) e intangibles (estructura demográfica, económica, cultura, forma de vida, etc.) se vieron transformados por el devenir histórico. Galicia ha estado asociada tradicionalmente al medio rural, como región atrasada y periférica de Europa. Una realidad objetiva, construida a raíz de su carácter eminentemente agrario. A finales del siglo XIX los espacios rurales eran los que acogían prácticamente la totalidad de la población gallega. Tan sólo un 7% residía en las ciudades. En consecuencia, un 85% de la población tenía como principal actividad la agricultura y la ganadería. Esta realidad ha quedado plasmada en las principales obras literarias y pictóricas de la época. Literatos gallegos como Rosalía de Castro reflejaron una cultura propia y un ambiente social derivado de una identidad nacional conformada a partir de elementos representativos de la sociedad rural. El mismo himno gallego nos introduce en la Galicia rural mostrándonos una imagen bucólica y romántica del paisaje rural gallego. Era el momento en que el que se observaba un cierto movimiento romántico en Europa en torno a la propia identidad cultural de los pueblos. La proyección exterior de esta realidad fue, en parte, difundida por intervenciones de destacadas figuras culturales en los programas de la BBC de Londres entre 1947 y 1956; y por otra, a través de la transmisión oral que hacían de la misma el colectivo de emigrados gallegos en América y Europa. Los elementos más representativos del espacio rural eran el medio natural (el mar, pinos, agua, vegetación, pájaros, animales domésticos), la climatología (viento, lluvia), patrimonio (hórreo, iglesias), sentimientos (nostalgia, morriña, pena) y toda una serie de referentes etnográficos. También autores foráneos como la fotógrafa Ruth M. Anderson plasmaron por primera vez en imágenes esta realidad. A lo largo de esta comunicación veremos cómo ha ido evolucionando la imagen transmitida del espacio rural gallego, desde esa lectura bucólica hasta la actualidad. Analizaremos las diferentes campañas promocionales, carteles turísticos, folletos, etc. desarrollados por los principales entes responsables de la promoción turística de Galicia: Turgalicia y Xacobeo. Podremos comprobar como todavía se sigue utilizando una imagen bucólica y melancólica para transmitir el paisaje y el modo de vida del rural gallego. Veremos como en las campañas promocionales el mar gana presencia y se introducen los principales elementos diferenciadores y singulares de nuestro territorio en base a su identidad cultural y a su idioma propio.

Palabras clave: Galicia, turismo, imagen exterior, promoción.


ABSTRACT:

The image of rural spaces is the sum total of the qualities, traits and symbols linked to that specific space, and shared by the largest number of inhabitants. This image does not exist by itself, but is rather the whole representation of individuals. It is materialized through the use of adjectives and symbolization (selected elements regarded as being characteristic of a space). In this way, people simplify the mental map of the rural space to remember the totality through an extremely small and symbolic part. For each of us, there is no target rural space, but we have a particular view based on our experiences, our own knowledge and induced information. The result is a subjective and global image, which is conditioned by the elements around us that directly impact on the shaping of our views and actions. The image of rural space has been changing throughout history. Tangible elements (buildings, vegetation, agricultural uses, etc.) and intangible (demographic, economic, culture, lifestyle, etc.) have been transformed by history. Galicia has been traditionally linked to rural spaces as a backward and peripheral region of Europe. This was an objective reality constructed from its eminently agrarian nature. In the late nineteenth century, the majority of the population of Galicia lived in rural spaces. Only 7% lived in cities. Consequently, agriculture and livestock were the main activities for 85% of the Galician population. This was reflected in the main literary works and paintings of the time. Galician writers such as Rosalía de Castro reflected the culture and social environment arising from a national identity made up of representative elements of rural society. The Galician anthem introduces us to rural Galicia, showing an image of the bucolic and romantic rural landscape, coinciding with the Romantic Movement in Europe, itself concerned with the cultural identity of peoples. The foreign scope of this reality was in part spread by the intervention of prominent cultural figures on BBC radio broadcasts from London between 1947 and 1956, and also through oral transmission by a group of Galician migrants in America and Europe. The most representative elements of rural spaces were the natural environment (sea, pine trees, water, vegetation, birds, livestock, etc.), weather (wind, rain), Heritage (granaries, churches), emotions and feelings (nostalgia, homesickness, grief) and a series of ethnographic elements. Foreign authors like the American photographer Ruth M. Anderson also gave expression to these elements on images for first time. Throughout this paper we will observe how the evolution of the transmitted image of the Galician rural space developed, from the bucolic past up to the present reading. We will analyze the various promotional campaigns, tourist posters, brochures, etc. developed by the main agents responsible for promoting tourism in Galicia: Turgalicia and Xacobeo. We can see that a bucolic and melancholic image is still being used to convey the landscape and lifestyle of rural Galicia. We will see how in the promotional campaigns the Atlantic aspects are enhanced by the introduction of unique and singular elements of our territory based on Galician cultural identity and language.

Keywords: Galicia, tourism, foreign perspective, promotion.


1. LA IMAGEN DE UN DESTINO TURÍSTICO

La percepción que los turistas tienen de un determinado destino es un factor fundamental pues determina en gran medida la elección del mismo. Todos asociamos e identificamos a los destinos turísticos con imágenes que se apoyan en paisajes naturales, elementos culturales, servicios de recreación, ocio, historia, etc. (Escudero, 2005). Sin embargo, un destino turístico no es solo una realidad objetiva formada por el paisaje, una población y funciones dedicadas al turismo, sino que es un espacio vivido, sentido, valorado y percibido de forma diferente por los individuos (Zarate, 1991).

Existen diferentes interpretaciones sobre el concepto de imagen de un destino turístico. En el análisis desarrollado por Echtner y Ritchie (1991) sobre el concepto de “destination image” se afirma que es el conjunto de percepciones o impresiones creadas sobre un lugar al cual nos dirigimos. Un lugar que dispone de determinados atributos tangibles e intangibles que tienden a simplificarse a partir de un amplio número de asociaciones y piezas de información relacionadas con ese espacio. Todas y cada una de estas piezas forman parte de la imagen de un lugar, no obstante el ser humano tiende a simplificar los principales atributos asociados a un territorio al recordar su totalidad a través de una parte simbólica. Aplicado al medio rural, podríamos establecer una serie de atributos que permitirían su identificación como lugar donde se desarrollan actividades agrícolas y ganaderas, con el campo, el aire fresco, los espacios abiertos y el entorno saludable entre otros aspectos. Sin embargo, no deja de ser una adjetivación y simbolización personal, que no siempre tiene que corresponderse con la realidad, dado el carácter subjetivo de la creación de la imagen. Cada persona posee una visión particular del territorio, condicionada por múltiples elementos que simplificamos de cara a crear una opinión concreta del mismo, basada en la interrelación de una realidad objetiva, de nuestro conocimiento, de la información persuasiva y de las propias experiencias personales. En este sentido, no podemos hablar de la existencia de una única imagen del espacio rural, sino de atributos objetivos y subjetivos asociados, que darán lugar a opiniones personales que no siempre se corresponden con la realidad.
Por su parte, Philip Kotler (2007) define la imagen de un destino como el conjunto de atributos compuestos de creencias, ideas e impresiones que la gente tiene de un lugar determinado. Al tiempo que Gunn (1988) identifica siete fases en el proceso de formación de la imagen de un destino:

1ª Acumulación de imágenes mentales sobre las experiencias de viajes anteriores.
2ª Modificación de esas imágenes con información complementaria.
3ª Decisión de realizar el viaje
4ª Viaje al destino escogido
5ª Estancia en el lugar
6ª Regreso al lugar de origen
7ª Modificación de las imágenes en función de la experiencia personal del viaje

Por consiguiente, podemos afirmar que la imagen consta de un destacado componente subjetivo. El turista crea su propia imagen en base a los productos turísticos ofertados y a sus propias motivaciones. En consecuencia, la imagen del medio rural como destino turístico es el punto de encuentro entre las motivaciones de los turistas y los atributos del medio rural. Esta imagen está condicionada por los mensajes informativos (que conforman su imagen orgánica), persuasivos (imagen inducida) y del recuerdo (imagen experimental) (Fakeye & Crompton, 1991).
Pero además, en la configuración de esta imagen juega un papel destacado el grado de encuentro entre las motivaciones de la demanda y los productos turísticos existentes en el mercado (Stabler, 1990). Es una imagen que se crea a partir de la interacción de los consumidores con los suministradores de los productos, responsables de ofertar los atributos y atractivos de un lugar determinado. Así, en el caso del medio rural se crea una imagen concreta del mismo a partir de la interacción de los turistas y visitantes con los suministradores de los servicios ofertados, sean los responsables de establecimientos de turismo rural, empresas de turismo activo, restaurantes o todos aquellos que realizan alguna actividad turística en el medio rural. Por eso resulta fundamental conocer las motivaciones de la demanda y las principales características de producto ofertado, para conocer la imagen de medio rural y su atractivo turístico.

DEMANDA--->Motivaciones--->IMAGEN<---Atributos<---SUMINISTRADORES

Finalmente, el conocimiento de la opinión pública resulta imprescindible de cara a identificar la imagen de un destino turístico y explicar la toma de decisiones, tanto por parte de los consumidores como de los suministradores. De forma que los tres conceptos están interrelacionados.

IMAGEN<----->OPINIÓN<----->TOMA DE DECISIONES

La utilización de la imagen como un diferencial en el mercado competitivo de los destinos turísticos es algo que cada vez se está convirtiendo en una regla. Crear esta imagen diferenciada es un instrumento básico para que el destino se posicione, con relación a la competencia, en la mente de los consumidores. Por ello, es necesario desarrollar estrategias concretas de posicionamiento del producto con la finalidad de introducirlo en el mercado, mostrar una imagen atractiva del mismo y lograr un alto nivel de satisfacción entre los clientes. Pero para que una imagen sea efectiva, en primer lugar debe ser válida, es decir, corresponder a la realidad; debe ser creíble, porque aún siendo válida si no es creíble, no será efectiva. Es importante que ésta sea sencilla, de fácil comprensión y que no genere confusión; y además ha de ser atractiva y distintiva para despertar el deseo de experimentar el destino (Gandara, 2002).
En este sentido, los principales atributos del medio rural, interpretados como productos turísticos, serán objeto de análisis en el proceso de comercialización y formarán parte de las campañas de promoción turística. La actividad promocional desarrollada utilizará estos atributos y los principales elementos que caracterizan el medio rural de cara a crear una imagen atractiva del destino.


2. LA IMAGEN DEL MEDIO RURAL EN GALICIA

En el caso de Galicia, su imagen ha estado asociada tradicionalmente al medio rural. No obstante, se trata de una imagen que ha ido evolucionando a lo largo de la historia, sobre todo a raíz de la modernización y la introducción de maquinaria en los sistemas de producción agrícola y ganadera durante la segunda mitad del siglo XX.

Si analizamos su evolución, podemos ver que hasta los años 1950 Galicia se asociaba a una imagen rural, lo que resultaba lógico desde el momento en que más del 90% de la población gallega residía en espacios rurales, y la economía fundamentaba sus bases en unas actividades agrícolas y ganaderas que en la mayoría de los casos tenían un carácter familiar y de subsistencia.

Esta realidad favorecía un alto grado de identificación del pueblo con el campo y con los principales elementos tangibles e intangibles que lo caracterizaban (López Silvestre, 2007). Autores gallegos como Rosalía de Castro, Manuel Murguía y Eduardo Pondal recogían este sentimiento en sus obras literarias e idealizaban la imagen del medio natural, el paisaje y los elementos asociados a la vida en las aldeas y en los campos. Así, por ejemplo, el himno de Galicia, del poema “Os Pinos” de Pondal, ilustraba la importancia de los elementos naturales en un contexto nacionalista y de defensa de la identidad gallega; al igual que sucedía en el prólogo de la obra de Rosalía de Castro “Cantares gallegos”, donde además la autora mostraba su lamento ante aquellas personas que menospreciaban dichos elementos.

“Cantos, bágoas, queixas, sospiros, seráns, romerías, paisaxes, devesas, pinares, soidades, ribeiras, costumes, todo aquello, en fin que pola súa forma e colorido é dino de ser cantado, todo o que tuvo un eco, unha voz, un runxido por leve que fose, con tal que chegase a conmoverme, todo esto me atrevín a cantar neste homilde libro [...].Eu non podo menos de indignarme cando os fillos desas provincias que Dios favorecéu en fartura, pero non na belleza dos campos, búlranse de esta Galicia competidora en clima e galanura cos países más encantadores da terra, esta Galicia donde todo é espontáneo na naturaza e en donde a man do home cede o seu posto á man de Dios. Lagos, cascadas, torrentes, veigas froridas, valles, montañas, ceos azúes e serenos como os de Italia, horizontes nubrados e malencónicos anque sempre hermosos como os tan alabados da Suiza, ribeiras apacibres e sereniñas, cabos tempestuososo que aterran e adimiran pola sua xigantesca e sorda cólera..., mares imensos ¿Qué diréi máis?”

Por otra parte, la interpretación bucólica del paisaje rural reflejada en la literatura y pintura de la época, enfatizaba un sentimiento nostálgico y triste íntimamente relacionado con el proceso migratorio sufrido en Galicia entre los años 1880 y 1930. Se estima que en este período más de un millón de personas abandonaron su aldea natal para dirigirse a América, lo que repercutió en el progresivo despoblamiento rural y el abandono de las tierras de cultivo. Desde la distancia, los emigrantes gallegos crearon y difundieron el concepto de “morriña”, o añoranza de su tierra natal (“homesickness”), que inmortaliza e identifica el sentimiento del pueblo gallego desde entonces.

Dentro de este contexto de auge nacionalista y de sentimiento nostálgico, autores como Verea de Aguiar, Benito Vicetto y, especialmente, Manuel Murguía (1833 - 1923), decidieron recuperar mitos y leyendas de Escocia e Irlanda y trasladarlos al contexto gallego, para ofrecer al pueblo gallego la posibilidad de soñar con un pasado "diferente", lejos de la historia del Mediterráneo que se quería imponer desde Madrid. Igualmente, Eduardo Pondal (1835-1917) utilizó las leyendas de la Leabhar Gabhála Éireann y una serie de fuentes escocesas e irlandesas, incluidos los poemas de Ossian de James MacPherson, para crear un paisaje místico que identificar con Galicia (Clark, 2009).

En los inicios del siglo XX un nuevo grupo de intelectuales gallegos continuaría el legado de los autores románticos del siglo XIX, defendiendo la singularidad de la identidad, la cultura y el idioma de Galicia. Al igual que había un interés por recuperar los vínculos ideológicos con los denominados pueblos o naciones celtas, de modo que se profundizaba en el estudio de aspectos históricos que unían a Galicia con Irlanda, Escocia, Bretaña, el país de Gales, Cornualles y la Isla de Man a través del sentimiento nacionalista e identitario. Ésto suponía para el gobierno de España una verdadera preocupación, ya que la posible inclusión ideológica de Galicia entre los “países hermanos” del arco atlántico podía favorecer el distanciamiento del concepto mediterráneo, en el que estaba basado la hegemonía española, con la consecuente fractura en la unidad de España y de su identidad. El Estado Español necesitaba una Galicia sumisa y dependiente del control centralista, que no orientase sus “antenas ideológicas” hacia la Europa Atlántica (Clark, 2009).

Autores como Castelao difundieron en sus ilustraciones y textos toda una serie de atributos relacionados con la emigración y la identidad cultural del pueblo gallego. Ramón Otero Pedrayo enfatizó los aspectos paisajísticos y Florentino López Cuevillas recuperó el discurso sobre las raíces celtas de Galicia iniciado por autores precedentes. Otros autores como Vicente Risco, Celso Emilio Ferreiro, Fermín Bouza-Brey, Ánxel Fole, Álvaro Cunqueiro, Ramón Villar Ponte o Plácido Ramón Castro defendieron estos valores en sus publicaciones y discursos, algunos de ellos emitidos en gallego desde la BBC Radio de Londres entre los años 1947 y 1956 (de Toro, 1994). Desde el exilio, estos y otros autores difundieron una imagen romántica, bucólica y nostálgica de Galicia, en ocasiones utópica, en tiempos difíciles para la literatura, idioma y cultura de Galicia, que vivía sus peores momentos durante la dictadura franquista en España, momento durante el cual fueron prohibidas y perseguidas las ideologías contrarias al régimen centralista.

Sin embargo, junto a esta imagen bucólica y romántica, el gobierno de España centraba sus esfuerzos en difundir carteles en los que se pretendía transmitir una imagen sugestiva y moderna de Galicia, en la que los transportes adquirían un gran protagonismo. En consecuencia, las imágenes que primaban en los carteles diseñados entre 1930-1950 eran las relacionadas con el mundo urbano, si bien todavía se podían encontrar referencias a la Galicia tradicional a través de la figura del Apóstol, paisajes marineras, mujeres vestidas de gallegas, hórreos, etc (Juanatey y Santos, 2005). Las áreas rurales de interior continuaban estando representadas por paisajes naturales, pero en los que también se incorporan elementos de modernidad como el automóvil, tal y como se puede apreciar en el cartel que se diseñó para promocionar Mondoñedo (Fig. 1).

Figura 1. Cartel de Mondoñedo (1929)           Fig. 2. Cartel promocional de 1970



Fuente: Santos, 2005.

En las décadas de 1960-1970 la promoción de Galicia se centró en transmitir su diversidad territorial. El hecho de no ser un destino asociado a modelos de sol y playa como los de la franja meridional de la Península Ibérica, determinó que en las fotografías promocionales de las áreas costeras gallegas, las playas no fuesen un elemento recurrente, y nos presentaban unos arenales a los que se accedía a través de pinares (Fig. 2), o hórreos a las orillas del mar, al tiempo que el interior volvía a estar representado por el verde de los paisajes, el traje regional y los elementos simbólicos del patrimonio construido. Por consiguiente, resulta curioso ver como en un periodo en el que el gobierno de la dictadura apostaba por transmitir una imagen tipificada de cada una de las regiones españolas, al final ésta recogía aquellos elementos destacados por los principales referentes literarios galleguistas de finales del siglo XIX.

With the arrival of democratic transition and the Autonomías, tourism was promoted using the same tried and tested clichés so taht potential consumers would be able to identify all things gallego1. Valeys of bretemas (mists), oaks, chesnuts and pine trees, the pazos (manors), hórreos (granaries), cruceiros (stone wayside crosses) and the Catedral in Santigo were the protagonists of the posters brought out to promote the region (López Silvestre & Lois, 2007). Los carteles mostraban las pallozas de O Cebreiro, el carro de vacas, verdes praderas (Fig. 3 y 4), o la rapa de los caballos que hablaban de un pueblo rural muy próximo a sus antiguas tradiciones (Juanatey y Santos, 2005).

Figuras 3 y 4. Carteles promocionales de 1987



Fuente: Santos, 2005

Es a partir de la década de 1990 cuando el turismo empieza a ser considerado como una actividad estratégica para la economía gallega y como la válvula de salvación para espacios con una acentuada decadencia demográfica y económica, como son los espacios rurales en los que empiezan a proliferan los alojamientos turísticos, sobre todo en aquellos lugares por los que pasa el Camino de Santiago.

El mensaje y la imagen que en ese momento se quiere transmitir en la promoción es muy sencillo: Galicia es una tierra bonita, en la que hay montañas (Fig. 5), verde, mar, cascadas, ríos... Pero con el tiempo ya no iba a interesar centrar la promoción tanto en los recursos sino en las actividades en las que poder participar en nuestro tiempo de ocio, ofrecer sueños para ser vividos (Juanatey y Santos, 2005).

Figura 5. Carteles promocionales de 2002



Fuente: Santos, 2005


3. EL MEDIO RURAL EN LA PROMOCIÓN ACTUAL DE GALICIA

En pleno siglo XXI tenemos que hablar de Galicia en clave urbana. Los cambios económicos acontecidos en el periodo 1950-1980, derivados de la mecanización del campo –y la consiguiente liberalización de mano de obra-, del proceso industrializador, que favoreció la implementación de nuevas industrias en las principales ciudades gallegas, atrayendo numerosa mano de obra hacia ellas; y el incremento del sector servicios, determinaron el auge de las ciudades.
Sin embargo, desde el punto de vista de la promoción turística, Galicia sigue siendo interpretada en clave eminentemente rural como dan prueba los numerosos turistas que se sienten atraídos por la imagen idealizada del espacio rural gallego, y que cuando se marchan valoran sobre todo sus atributos paisajísticos y naturales.

Actualmente, la imagen del medio rural como destino turístico está asociada a una serie de atributos concretos que lo identifican y singularizan que podemos identificar a través del Strategic Plan of Tourism of Galicia 2007-2011. En él se incide en la importancia de implementar nuevas líneas de acción basadas en un uso eficiente y efectivo de todas los recursos que ofrece el territorio gallego. En este sentido, lo elementos del paisaje natural, de la identidad y cultura gallega adquieren de nuevo un gran protagonismo:

1. A different lifestyle: Galicia has an Atlantic lifestyle, characterized by the high quality of life and warm and friendly human relations, the relaxed rhythm of life, the special relationship between the Galicians and water, the Atlantic influence, the attachment to the land, respect for animals, ... the Atlantic gastronomy whose attraction is its quality, variety, presentation and loving family centered mails/cooking, crafts, and plenty of relaxing elements (a good example are the spas and health & beauty resorts.
2. The water: rain, the thermal waters and inland waters… show the close relationship between Galician people and the sea, the rivers and the rain.
3. The combination of nature, water, customs, magical forest and landscapes in a land of feelings: A Mariña Lugo, A Ribeira Sacra, Fisterra-end of the world since ancient times-or A Costa da Morte.
4. Self identity – language: The elements of identity and language were the main components of advertising videos, where Galician words, with great sound, became positive, singular and unique. “Luscofusco” (anochecer - to get dark), “Badalada” (campanada – church-bells), “morriña” (nostalgia – homesickness), etc. 5. The green and blue colours: The green of the natural landscape and the blue of the Atlantic, the sea, the sky and the water of rivers and spas.

El fin último es mostrar a Galicia como un destino turístico con unos valores propios definidos por la impregnación del Atlántico en todos los ámbitos de su vida, una cultura y una lengua propias. Un destino en el que encontrar espacios de bienestar, donde el agua forma parte de la cultura, donde el tiempo se detiene mientras uno se relaja y observa el verde de los paisajes, o recorre alguna de sus calles empedradas, donde conviven historia y arte.
En consecuencia, nos encontramos con una cartelería promocional en la que predomina el color azul y verde, en los que se funde la hierba y el agua con toallas y mantas que incitan al descanso, y en los que se nos recuerda que junto a la naturaleza Galicia oferta nuevos productos asociados a un turismo de balnearios, o de tipo urbano y/o cultural.




4. CONCLUSIONES

La historia, y la literatura han puesto de relieve la naturaleza y el paisaje como los principales atributos asociados con Galicia como destino turístico, junto con su exquisita cocina y la calidad de vida. Los atributos que comparten los demás destinos de la España Verde: Asturias, Cantabria y el País Vasco, el engranaje hacia el turismo cultural, de calma y relajación (la paz y la tranquilidad). Una posición que no siempre se corresponde con la imagen asociada a España en el mercado del turismo internacional, relacionado con el sol y la playa, las fiestas, el calor, las corridas de toros, el flamenco, la paella y la costa mediterránea. Aunque poco a poco se está convirtiendo en un gran esfuerzo promocional de los destinos mediterráneos el alejarse de estos estereotipos. Lo típico español.

La imagen bucólica y melancólica todavía se utiliza para transmitir el paisaje y el estilo de vida de la Galicia rural. Las campañas de promoción de los aspectos del Atlántico han mejorado mediante la introducción de elementos únicos y singulares de nuestro territorio sobre la base de la identidad gallega cultural y lingüística.

El paisaje rural ocupa un lugar destacado en las campañas de promoción del turismo en Galicia y es uno de sus principales atractivos. La imagen atractiva, fuerte, única y distintiva en el contexto continental ha permitido a Galicia comenzar a ser asociada con el paisaje y la naturaleza como un referente internacional en Europa. Galicia debe ser promovida sola o vinculada a Irlanda, Escocia, Bretaña, País de Gales - los antiguos países celtas. Otra posibilidad sería asociarla con la marca "España Verde" (creado a partir de los 90) y su identificación con otras comunidades en "el norte de España", como Asturias, Cantabria y el País Vasco. Es importante ser diferenciados de los típicos estereotipos españoles. De este modo, las campañas para la promoción del turismo están proyectando estos temas, haciendo hincapié en las imágenes de las zonas rurales como elementos atractivos para el mercado del turismo. Sin embargo, muchas veces, estas imágenes corresponden directamente con los aspectos reales de la Galicia actual.

Todavía estamos lejos de la creación de una entidad europea que desarrolle estrategias de marketing y campañas de promoción en la Europa Atlántica como una región de destino. Para lograr esto es importante establecer convenios anuales de colaboración entre los destinos del Atlántico en la Unión Europea, como Irlanda, Escocia, Gales, Inglaterra y Bretaña. La asociación dual de Galicia y el paisaje de la "España Verde" y "Europa atlántica" fortalecerá la relación entre los patronatos de turismo, la promoción de una imagen de un destino internacional en su conjunto "Europa atlántica". Galicia cuenta con un enorme potencial sin explotar para darse a conocer dentro y fuera de Europa.




Volver arriba


NOTAS AL PIE

1 El desarrollo del turismo en Galicia se ha retrasado en comparación con la costa mediterránea de España. Mientras que la costa oriental ha experimentado una expansión del turismo de los años cincuenta, Galicia ha desarrollado esta expansión desde principios de los ochenta, debido a los cambios políticos resultantes de la aplicación de la Constitución Española, la creación de las Comunidades Autónomas, la descentralización de la gestión del turismo desde el gobierno central de España a las Comunidades Autónomas como Galicia, Asturias, País Vasco, Cataluña y la revitalización del Camino de Santiago, entre otros. .

Este lapso temporal de 20 y 30 años, ha promovido una Galicia periférica, distante, fría, húmeda y mal comunicada, aislada del proceso de urbanización de la costa asociada con el turismo de sol y de las playas del Mediterráneo. Esto ha comenzado a cambiar desde los años noventa con el crecimiento de los destinos vinculados con el sol y la arena, como las Rías Baixas, y las localidades de Sanxenxo y Portonovo. En contraste con las comarcas del interior, donde el impacto del turismo es todavía menor.

Volver arriba


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

CLARK, D. (2009): “Galiza, o rexurdimento e as nacións celtas”, en En Movemento, Nº19, Xuño, p.10.
DE TORO, A. dir. (1994): “Galicia desde Londres”. Galicia, Gran Bretaña e Irlanda nos programas galegos da BBC (1947 – 1956), Editorial Tambre, A Coruña.
ECHTNER, C.M and RITCHIE, J.R.B. (1991): “The meaning and measurement of destination image”, en The Journal of Tourism Studies, Vol. 2, nº2, p. 2 – 12.
ESCUDERO GÓMEZ, L. A. (2005). “O valor da imaxe: un determinante para os destinos turísticos”, en SANTOS SOLLA, X.M. coord., Galicia en Cartel: A imaxe de Galicia na cartelería turística, Universidade de Santiago de Compostela, pp. 63 – 78
FAKEYE, P.C. & CROMPTON, J.L. (1991): “Image differences between prospective, first-time and repeat visitors to the lower Rio Grande Valley”, en Journal of Travel Research, 30 (2), pp. 10 – 16.
GANDARA, J. M. “La imagen de los destinos turísticos urbanos”. Núcleo de Estudos Turísticos do Paraná. Paraná, pp. 1-14.
GUNN, C. (1988): Vacationscapes: Designing tourist regions, Van Nostrand Reinhold, New York.
JUANATEY, D. & SANTOS, X. M. (2005). “Turismo e Cartelaría”, en SANTOS SOLLA, X.M. coord., Galicia en Cartel: A imaxe de Galicia na cartelería turística, Universidade de Santiago de Compostela, pp. 13-40.
KOTLER, P. (1988): “Marketing management: Analysis, planning, implementation and control”, Prentice Hall, New Jersey.
KOTLER, P. et al. (1993): “Marketing Places: Attracting Investment, Industry, and Tourism to Cities, States and Nations”, Free Press, New York.
KOTLER, P. et al., (2007): “Marketing internacional de lugares y destinos: estrategias para la atracción de clientes y negocios en Latinoamérica”, Pearson Educación/Prentice Hall, Mexico.
LÓPEZ SILVESTRE, F. (2007). “El discurso del paisaje. Historia cultural de una idea estética en Galicia (1723-1931)”. Universidade de Santiago de Comostela, Santiago de Compostela.
LÓPEZ SILVESTRE, F. & LOIS GONZÁLEZ, R. C. (2007) “From political construct to tourist souvenir-building the “national” landscape through advertising in Galicia (Spain). Social Geography Discussions 3, pp. 238-272.
MANSFELD, Y. (1992): “From motivation to actual marketing”, en Annals of Tourism Research, 19, 399 – 419.
PHELPS, A. (1986): “Holiday destination image: The problem of assessment”, en Tourism Management, September, pp. 168 – 180.
STABLER, M.J. (1990): “The Image of Destination Regions: Theoretical and Empirical Aspects”, en ASHWORTH, G & GOODALL, B. eds. lit. (1990): Marketing in the Tourism Industry: The promotion of destination regions, Routledge, UK. pp. 133 – 161.
TURGALICIA. Plan estratégico 2007-2011.
ZÁRATE MARTÍN, F. (1991). “El espacio interior de la ciudad”. Síntesis, Madrid.

Title: The rural image in the touristic promotion of Galicia.

Contacto: davidsantomil@yahoo.es

Volver arriba